Llámenos

(55) 5566 9676

Así que quieres estudiar psicología... Guía básica de la profesión

$200

in stock
ISBN: 968-7620-90-0, 1a. Edición, 2007
120 páginas, 15.5 x 22.5 cm, Enc. rústica
13 figuras

50 disponibles

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Descripción

Presentación

Hay dos decisiones en la vida de un individuo que se toman a muy temprana edad: una es la elección de pareja y la otra la de carrera. Es en plena adolescencia cuando nos vemos forzados a decidir aquella actividad que hemos de desarrollar durante un largo periodo de nuestra vida y en la que hemos de basar mucho de nuestro desarrollo personal.

Cuando nos preguntamos por aquella carrera profesional que queremos llevar a cabo, no debemos perder de vista que una carrera es, ante todo, una oportunidad. Es a través de la profesión que tendremos la oportunidad de ser, hacer y trascender, así que su elección debe efectuarse con base en todos los elementos que nos ayuden a forjar esos pilares de nuestra existencia.

Términos como vocación, profesión, trabajo, desempeño, realización, éxito y planteamiento de metas —entre otros— deben definirse con absoluta claridad para que dicha elección sea lo más acertada posible.

El Diccionario de María Moliner define vocación como “Llamamiento. Inclinación, nacida de lo íntimo de la naturaleza de una persona, hacia determinada actividad o género de vida”. Con el término profesión se alude a “Actividad a que se dedica una persona. Cargo, carrera, empleo, oficio; aplicarse, atender, consagrarse, darse a, dedicarse, desempeñar, ejercer, ejercitar”.

El verdadero sentido del éxito profesional puede consistir en que la persona, a través de la labor que realice, esté expresándose profundamente y disfrutando de su trabajo. Es decir, que no se trate de un éxito de opinión, sino de la propia afirmación. La trascendencia que la labor tenga respecto a los demás, en todo caso, ha de ser una consecuencia. Este éxito, diríamos social, no aporta ni un miligramo más de peso específico a la labor.

También, el verdadero éxito del trabajo dependerá de la eficacia real, de la utilidad efectiva que éste tenga para los demás. De este modo, ambos conceptos estarán ligados, ya que el trabajo habrá de ser un medio de servicio, aquél que nos permita crear algo que es valioso para los demás y que, en cierto sentido, sólo cada individuo en particular puede hacer de manera óptima.

En México es relativamente reciente la apreciación de quehaceres humanistas y, en muchas ocasiones, se percibe una vuelta al pasado con la sobrevaloración del conocimiento tecnológico por encima del que tiene que ver con los individuos y las sociedades. Entonces, ¿por qué estudiar psicología?

Aunque escribir dirigiéndome a quienes pretenden estudiar psicología es un tanto presuntuoso, el propósito no estriba en hacer de ésta una travesía llena de datos inconexos, sino en tratar de ligar la necesaria investigación sobre el tema con lo que la experiencia ha dejado en mí (y perdón que me coloque en primer término, pero en este caso, el orden de los factores sí altera el producto) y en otros psicólogos, conocidos, reconocidos y desconocidos.

Los estudiantes suelen ser idealistas, por lo que en aquel entonces existía el deseo de combinar la filosofía marxista con la psicología y se trataba de llevarla al pueblo para su beneficio y liberación. Los viejos cánones y las grandes figuras de la psicología previa a esta explosión cultural eran tratados con severidad y se indagaba con absoluto rigor el conocimiento, rechazando cualquiera que fuese poco científico, caduco y aburrido (¡hasta a Freud!).

A lo largo de mi desempeño profesional he vuelto a ver a muchos de mis maestros (con gusto o con disgusto, según proceda) y de mis compañeros —pujantes y triunfantes. Otros más se quedaron en algún lugar del camino entre el primer y el último semestres de la carrera, o bien sufrieron el desencanto de la realidad laboral.

Sin embargo, todos ellos han tenido su función y, con las implicaciones de una frase común, el mundo es un pañuelo: los extremos siempre terminan por tocarse.

Todos estudiamos psicología, y estoy absolutamente segura de que fue una buena decisión.

Contenido

Introducción

  1. ¿Qué es la psicología?
  2. ¿Por que estudiar psicología?
  3. ¿Qué hace un psicólogo?
  4. El psicólogo como estudiante
  5. Desempeño laboral del psicólogo
  6. Psicología para principiantes
    Principales escuelas o corrientes psicológicas
    Psicólogos eminentes
    Psicología en México
  7. ¿Dónde estudiar psicología?
  8. Requisitos institucionales para estudiar psicología
  9. Generalidades sobre el plan de estudios
  10. Aproximación a la psicología en la práctica
    Psicología y familia
    Psicología y sociedad
    Psicología y cultura
  11. Competencia
  12. Ética para psicólogos

Referencias

Información adicional

Autor(es):

ISBN:

Edición:

Páginas:

Tamaño:

Encuadernación:

Peso

Misceláneos:

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Así que quieres estudiar psicología… Guía básica de la profesión”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x