Llámenos

(55) 5566 9676

Crónicas de los sentimientos y la medicina

$165

in stock

ISBN: 978-607-741-275-5, 1a. Edición, 2020
98 páginas, 15.5 x 22.5 cm, Enc. rústica

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Descripción

Presentación

Los autores son, inobjetablemente, hombres por naturaleza y médicos por vocación, inalterablemente humanistas, con conciencia plena de que el hombre debe ser, siempre, la medida de todas las cosas, y por ello es una constante en el desempeño de su profesión establecer en la comunicación del binomio médico–paciente esa empatía que se traduce en la primera dosis del medicamento por la cura, y esto en muchas ocasiones les lleva a involucrarse demasiado en el seguimiento de la historia de sus pacientes, situación que genera el afecto suficiente para agregar a su consulta el feliz ingrediente del afecto que les permite saber más de lo necesario para el diagnóstico y el tratamiento respectivos sobre la situación, no solamente de la enfermedad de sus pacientes, y todo esto depura y fortalece la sensibilidad tanto del uno como del otro.

Seguramente esa reflexión que hicieron los autores sobre tal hecho les ha permitido valorar, en su justa medida, la importancia terapéutica que conlleva la comunicación para lograr el objetivo universal de la salud.

Seguramente que de esa complacencia de conocer y acercarse a la gente les nació su iniciativa de convocar, desde su honrosa posición como Presidente y Expresidente del Colegio de Medicina Interna de México, A. C., cuyo lema es “Educar y servir con excelencia”, a participar en la muestra literaria de anécdotas que, por su propia naturaleza, estrecha las relaciones, fortalece los afectos, descubre valores y ofrece la recreación del fondo y la forma de cada uno de los trabajos a los que, desde ahora, estamos aplaudiendo.

Cada anécdota es la expresión del pensamiento y del sentimiento en ese acto de renunciación a mantener cautivos la emoción y la palabra, reduciendo éstos a una emoción suicida bajo el peso de una cruz, hasta el momento de darle el calor del espíritu, el tono de la emoción y la intensidad del sentimiento que rompe la crisálida para que vuele cual mariposa; pues expresarse no es un instrumento de la vida, es la vida misma; la expresión delinea nuestra personalidad y muestra el color de nuestras almas. He ahí la importancia de esta búsqueda de la excelencia de las mejores armas para librar la lucha desigual y vencer al más traidor de los apocalípticos jinetes, así como fortalecer el espíritu y liberar la palabra para nutrirnos de valores universales entonados en el símil, apóstrofe, hipérbole, metáfora, etc.

Por todo ello, gracias a los hombres considerados como una creación especial; los de destreza en una mano ágil, exacta, segura, escudriñante; una imaginación fertilísima en recursos; una memoria topográfica prodigiosa, precisa; una capacidad extraordinaria para enfrentarse a lo imprevisto y a todo lo imprevisible; una sólida fe; férrea disciplina del espíritu; estudiosos de la filosofía, que hacen converger en sí mismos las virtudes enumeradas con la magia de su vocación.

Contenido

Prólogo

Martha Camacho Acevedo†

  1. 15 años no son nada. Norman Rivera Andrade
  2. La gran simuladora. Héctor Antonio Mayoral Reyes
  3. Una paciente llamada “Resi”. Armando Benítez García
  4. El doctor Benito. Heriberto Augusto Martínez Camacho
  5. La señora Presidente. Heriberto Augusto Martínez Camacho
  6. El vendedor de carnitas y el vagabundo alcohólico. Víctor Manuel Murillo Rodríguez
  7. El tiempo se queda. Luis Arnulfo García Mena
  8. A quien se lo merece muerdo. Luis Arnulfo García Mena
  9. Saber escuchar, prioridad del médico: una historia que contar. Víctor Manuel Murillo Rodríguez
  10. Del campo a la oficina: el desafío. Manuel Delgado
  11. La visita del abuelo: un encuentro fugaz. Manuel Delgado
  12. Una anécdota clínica como médico internista. Francisco J. Higuera Ramírez
  13. Doña Dolores. Gilberto González Aquino
  14. Recuerdo de un gran médico en su día. Luis Arnulfo García Mena
  15. El aliento de la muerte. Cuando ganas la batalla. Héctor Eduardo Dueñas Silva
  16. El neurólogo. Carlos Alberto Andrade Castellanos
  17. El terremoto de 1985. El último por favor apague la luz. Javier Pedraza Chávez
  18. En algún lugar de Oaxaca. Francisco Isaí García Juárez
  19. Explicar la medicina interna. Alberto Lifshitz Guinzberg
  20. ¡Gracias, doctor! Héctor Eduardo Dueñas Silva
  21. Médico de médicos y médico de profesores. Guillermo J. Ruiz Argüelles
  22. Dr. Héctor Eduardo Dueñas Silva
  23. De salud pública, enseñanza médica y medicina interna. Karina Mercado Sánchez
  24. ¡Quisiera tener una vida normal! Yeimmy Zuyenn Jiménez Villalba
  25. Sesión conjunta. Víctor Hugo Olmedo Canchola
  26. ¡Ufff, don Jesús! Tomás Patiño Castro
  27. Persecución en el hospital. Dr. Heriberto Augusto Martínez Camacho

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Crónicas de los sentimientos y la medicina”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x