Llámenos

(55) 5566 9676

Manual ético-legal de la práctica médica

$195

in stock
ISBN: 968-7620-46-3, 1a. Edición, 2005
144 páginas, 13.5 x 21 cm, Enc. rústica
Índice alfabético

46 disponibles

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Descripción

Presentación

Desde la legislación babilónica, que ha llegado a nuestros días a través del Código de Hammurabi (1792–1750 a. C.), se tiene conocimiento de que existían sanciones específicas para los médicos que causaban algún perjuicio a sus pacientes, variando las penas de acuerdo a la condición de esclavitud o libertad del propio paciente. También se regulaban los honorarios médicos; cuando se causaba la muerte de un esclavo, el médico estaba obligado a resarcir el daño al propietario entregándole un esclavo de las mismas características del fallecido; si la muerte era de un “señor”, el médico era sancionado con la amputación de una mano.

Posteriormente, en la época griega, surgieron autores importantes en este campo, como Esculapio, quien sentó las bases para el desarrollo de la deontología médica, estableciendo los deberes de los médicos, tanto hacia la sociedad como en relación con los pacientes; más tarde surgió Hipócrates (460–375 a. C.), quien, además de diversos tratados de índole científica, escribió ensayos de ética médica y creó el juramento hipocrático, que, habiendo sido modificado y modernizado, es la base de los actuales códigos deontológicos. A principios del siglo XII d. C., Maimónides –Mois San Maimon– (1135–1204 d. C.) estableció un memento u oración que es finalmente el juramento hipocrático adecuado a los principios religiosos de la época.

En 1803, en EUA, se estableció un primer código de ética médica; sin embargo, no fue sino hasta 1845 cuando Max Simon, en Francia, aplicó el término deontología a la medicina, rescatando los conocimientos griegos existentes en ese sentido, mismos que habían sido olvidados durante más de cinco siglos.

En México, en 1903, el Dr. Francisco Marrón Alonso estableció el Código de Moral Médica y Cortesía Profesional, en el que distinguió tres capítulos: relaciones entre el médico y sus enfermos, relaciones de los médicos entre sí y relaciones entre la profesión y el público. En 1918, el Dr. Alfredo Montaño dio a conocer sus Apuntes para un reglamento de deontología médica, en los que se establecían apartados tales como los deberes de los médicos para con los demás, deberes de los médicos para con la sociedad, de las juntas de médicos, del reemplazo médico, de los especialistas, deberes del médico en obstetricia, de los honorarios profesionales, del secreto profesional y disposiciones generales.

En 1919, en la Conferencia de Laennec, en Francia, se dio a conocer el memento u oración del médico, basado en los principios de la religión católica.

En el Código Penal Mexicano de 1931 se incorpora el capítulo de responsabilidad profesional.

En 1948, el Dr. Clotrie, también francés, propuso ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) un juramento universal, que es una nueva modificación al juramento hipocrático; sin embargo, ese mismo año se establecieron dos documentos de suma importancia en la deontología médica, que son el Código Internacional de Ética Médica, por la Asociación Médica Mundial, y la Declaración de Ginebra, en la cual se moderniza el juramento hipocrático para adecuarlo a las características de la sociedad. Estos dos documentos fueron revisados en 1968 en Sidney, y fueron considerados como adecuados y vigentes.

Con la evolución de la ciencia médica y la regulación del ejercicio profesional, tomando como base los documentos antes señalados para la solución de problemas éticos específicos, se han establecido criterios universales a través de diversas declaraciones, tales como la de Helsinki, en 1964, relativa a la investigación en seres humanos; la de Sidney, en 1968, para la determinación de la muerte; la de Oslo, en 1970, relativa al aborto terapéutico; la de Tokio, en 1975, relacionada con la actuación del médico ante torturas y castigos, y la Declaración de Hawai, en 1977, que sienta las bases para el tratamiento de pacientes psiquiátricos, entre otras.

Contenido

Introducción

  1. Aspectos generales de la filosofía
  2. Regulación del ejercicio profesional
  3. Contrato de prestación de servicios profesionales
  4. Expediente clínico
  5. Consentimiento bajo información
  6. Receta médica
  7. Aviso
  8. Certificado
  9. Secreto profesional
  10. Disposición del cuerpo humano
  11. Eutanasia
  12. Investigación en seres humanos
  13. Régimen de policía sanitaria
  14. El profesional de la salud como servidor público

Anexos:

  1. Filosofía y códigos deontológicos
  2. Norma Oficial Mexicana del Expediente Clínico

Bibliografía

Índice alfabético

Información adicional

Autor(es):

ISBN:

Edición:

Páginas:

Tamaño:

Encuadernación:

Peso

Misceláneos:

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Manual ético-legal de la práctica médica”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x