Llámenos

(55) 5566 9676

El factor humano y la atención al paciente durante la anestesia y la cirugía

$295

in stock
ISBN: 968-7620-16-1, 1a. Edición, 2005
174 páginas, 15.5 x 22.5 cm, Enc. rústica
10 figuras, Índice alfabético

48 disponibles

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Descripción

Presentación

Al entrevistar a un gran número de estudiantes de medicina que están considerando la anestesiología como futura especialidad, es frecuente que surja una preocupación específica.

Dentro de su idealismo abstracto expresaron, de una forma u otra, una preocupación genuina en cuanto a la cantidad de contacto que el anestesiólogo puede tener con los pacientes dentro de su práctica cotidiana. Aunque los atrajo la atención intensiva y la pronta resolución de problemas de nuestra especialidad, lo que han visto u oído en sus experiencias en las facultades de medicina en cuanto a que el anestesiólogo sólo tiene contacto con pacientes dormidos les produjo alarma. Esa imagen nos rodea, de manera justificada o no, pero así es y debe cambiar.

En realidad, nuestro contacto con los pacientes, aunque tal vez sea más corto si se le compara con el de otras especialidades, ocurre en un momento crucial para nuestros pacientes; en un momento en que están a punto de suceder eventos de gran importancia en sus vidas.

Cuando primero los vemos en la entrevista previa a la anestesia están preocupados con una serie de elementos desconocidos. ¿Tienen cáncer? ¿Podrán caminar? ¿Cambiará su actividad sexual? ¿Quedarán sin un seno, una pierna, una mano, etc.? ¿Cuánto tiempo les queda de vida? ¿Sobrevivirán la operación?

Sólo por mencionar unas cuantas de las  preocupaciones más recientes que los pacientes quirúrgicos pueden tener el día antes de la operación. Nuestra visita les debe proporcionar seguridad y confianza y no producirles mayor intranquilidad. Éste es, de hecho, un momento precioso en el que podemos aliviar algunas de las inquietudes del paciente en cuanto a sus experiencias en cirugía y anestesia. ¿Qué mejor momento para explicarles nuestro papel en cuanto a vigilar sus funciones vitales, para explicar la cuidadosa administración de los medicamentos poderosos que se utilizan durante la anestesia, para advertirles acerca de las posibles complicaciones, para enfatizar la manera en que nuestra técnica puede aliviar el dolor posoperatorio inmediato, etc.?

Puede que sea un contacto de corta duración, pero, si se lleva a cabo de manera adecuada, esa entrevista puede actuar no sólo como un apoyo valioso al estado emocional del paciente, sino que también puede ser una actividad informativa acerca de lo que hacemos y la manera en que lo hacemos en un momento en que la atención del paciente es toda nuestra. Nuevamente, esto se puede extender a nuestro encuentro con ellos en la sala de operaciones; ahí tendremos de 5 a 30 minutos, dependiendo de las preparaciones para la intervención quirúrgica.

Mientras llevamos a cabo nuestro trabajo podemos, literalmente, “platicar” con ellos, explicándoles lo que hacemos y las razones para ello, y entonces estarán más dispuestos a tolerar el dolor de una inyección, el que se les quite la bata, la incomodidad de estar acostados en la dura mesa de operaciones, etc. Pero, además, podemos preguntarles cómo durmieron la noche anterior, sobre su cena y otras sutilezas para las cuales el paciente ha mostrado interés o atracción; ahí, de nuevo, su atención nos pertenece y está en nosotros cultivarla.

Por último, hagamos que la visita posterior a la anestesia sea más que una reunión sólo para saludar; hagámosla una visita verdadera. Al tiempo que preguntamos acerca de los problemas relacionados con la cirugía y la anestesia, podemos añadir algunos toques personales a la conversación a modo de hacer que el paciente sienta que en verdad nos conocemos.

Así, ésta es mi respuesta a los inquisitivos residentes potenciales; el contacto con nuestros pacientes puede ser breve (si lo medimos en unidades de tiempo), pero se presenta en momentos cruciales de su vida y trata con asuntos de vida o muerte, por lo que podemos convertirlo en un encuentro que recordarán y apreciarán si tan sólo nos tomamos el tiempo.

La entrevista previa a la anestesia, el encuentro en la sala de operaciones y la visita o visitas posteriores a la anestesia son lo que hacemos de ellas, tan breves o tan largas como deseemos; tan importantes o tan irrelevantes como queramos pensar que son.

Contenido

Prólogo

      SECCIÓN I. PERSPECTIVA FILOSÓFICA DE LA ANESTESIA (1981)

  1. Calidad contra cantidad del contacto con los pacientes. J. Antonio Aldrete.
  2. Consideraciones sobre la seguridad y la comodidad. Bento V. Goncalves.
  3. El anestesiólogo: ¿fisiólogo, farmacólogo, técnico o médico? Robert W. Virtue.
  4. La visita previa a la anestesia en comparación con la evaluación previa a la anestesia. Miguel Colón Morales
  5. Desactivación de una atmósfera altamente cargada. J. Antonio Aldrete.
  6. La visita posterior a la anestesia: ¿es práctica? Alberto E. Lugo

    SECCIÓN II. LA ENTREVISTA DEL ANESTESIÓLOGO CON EL PACIENTE (1982)

  7. Mejorando la comunicación con nuestros pacientes. J. Antonio Aldrete
  8. La imagen del anestesiólogo por medio de la comunicación. J. Antonio Aldrete
  9. ¿Qué escuchan nuestros pacientes anestesiados? David Halfen
  10. Auxiliares para una conversación de apoyo. J. Antonio Aldrete
  11. Oír sin escuchar. Frank Guerra

    SECCIÓN III. FACTORES HUMANOS APLICADOS EN LA ANESTESIA (1983)

  12. Tecnología en anestesia y el factor humano. J. Antonio Aldrete
  13. El anestesiólogo que atiende al corazón, la mente y todo lo demás. Frank Guerra
  14. El factor humano y el paciente con cáncer. J. Antonio Aldrete
  15. El factor humano en la anestesia obstétrica. Stephen H, Jackson
  16. El toque personal. J. Antonio Aldrete

    SECCIÓN IV. EL ESCRUTINIO INTERNO DE NUESTRA ESPECIALIDAD (1984)

  17. Mirada introspectiva a nosotros mismos. Thomas T. McGranahan
  18. La silenciosa barra en forma de herradura. J. Antonio Aldrete
  19. Lo que no quieras que se te haga a ti, no lo hagas a otros. J. Antonio Aldrete
  20. Intervenciones oportunas y favorables. J. Antonio Aldrete
  21. Atrapados en la sopa de letras (81). J. Antonio Aldrete

    SECCIÓN V. CONTROVERSIAS SOBRE LA ÉTICA EN ANESTESIA (1985)

  22. La ética médica y el anestesiólogo. David Eric Lees
  23. La prioridad de los deseos del paciente. David Eric Lees
  24. Anestesiología: ¿salvar o tomar una vida? David Eric Lees
  25. Muerte digna. J. Antonio Aldrete
  26. Las utilidades contra la compasión. J. Antonio Aldrete
  27. Bioética, una disciplina en constante cambio y adaptación. J. Antonio Aldrete

  28. Firme confianza contra arrogancia autoritaria. J. Antonio Aldrete
  29. Consentimiento informado: responsabilidad compartida. J. Antonio Aldrete
  30. Reacciones emocionales a la anestesia y la cirugía. J. Antonio Aldrete
  31. Aquellos pacientes de la unidad de trasplantes. J. Antonio Aldrete
  32. La anestesia y el alma. J. Antonio Aldrete, M.D., M.S. y Amos J. Wright
  33. Caminando por sendas desconocidas hacia un objetivo. J. Antonio Aldrete
  34. El acto quirúrgico. Joaquín S. Aldrete

    Índice alfabético

Información adicional

Autor(es):

ISBN:

Edición:

Páginas:

Tamaño:

Encuadernación:

Peso

Misceláneos:

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El factor humano y la atención al paciente durante la anestesia y la cirugía”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x