Desnutrición y obesidad en pediatría Ampliar

Desnutrición y obesidad en pediatría

ISBN 978-607-8283-39-2, 1a. Edición, 2013
312 páginas, 15.5 x 22.5 cm, Enc. rústica
27 figuras, 47 cuadros

Más detalles

978-607-8283-39-2

$ 430.00

Presentación

La ciencia de la nutrición ha crecido, dificultosamente, apoyada en estudios metodológicamente complejos que le han permitido emerger de un océano de prejuicios, creencias y conclusiones prematuras en el que ha estado hundida toda la sociedad, sin excluir a los médicos. Más que soluciones se han generado controversias a partir de que se pretende hacer prevalecer la propia opinión por encima de la verdad científica, con lo que se ha desorientado a la sociedad. Algunos indicios de las limitaciones que ha tenido el conocimiento tradicional de la nutrición se muestran, por un lado, en la frecuente variación de las recomendaciones, incluso pasando de un extremo a otro, y por el otro en la magnitud de la malnutrición con la epidemia creciente de obesidad y sus enfermedades asociadas, sin haber resuelto la desnutrición como causa de muerte y enfermedad.

Los trastornos de la nutrición, por supuesto, no se limitan a la edad pediátrica, pues las abarcan a todas, pero muchos de ellos se fraguan precisamente en la infancia; basten tres ejemplos: el bajo peso al nacer (indicio de desnutrición intrauterina) y su asociación con diabetes en la edad adulta; la obesidad del adulto, más frecuente entre quienes no recibieron alimentación al seno materno, y los estilos de vida desfavorables, que se forjan en la etapa preescolar y que están en el fondo de muchas de las enfermedades crónicas de los adultos.

La nutrición ha sido la gran olvidada en los programas curriculares de los médicos. Acaso los pediatras, por su condición de puericultores y por su confrontación con los catastróficos efectos de la malnutrición de los niños, han profundizado en la materia. Los estudios mexicanos sobre desnutrición infantil han trascendido las fronteras y se ha generado una escuela de la que los autores de este texto son orgullosos herederos. Pero en la mayor parte de los profesionales la nutrición es una asignatura superflua o intuitiva; las decisiones las dejan a los padres o a las amas de casa; si se cree que se requiere algo más se envía al dietista o nutricionista; se acomodan forzadamente dietas preelaboradas o acaso se hacen recomendaciones genéricas, poco individualizadas.

Los efectos de las intervenciones nutricionales son difíciles de evaluar, porque no son inmediatos y porque participan en ellos una gran cantidad de variables. Además, el tema está lleno de pasión: desde la satanización de ciertos alimentos hasta el endiosamiento de otros, sin más sustentos que los emocionales o, acaso, los mercantiles. La comida como remedio y prevención tiene una larga historia; como fortalecimiento se alimenta de fantasías que le atribuyen subjetividades inverosímiles, como percibir el calor de las calorías, la potencia de los extractos testiculares o la revitalización inmediata a partir de los alimentos frescos y naturales.

La magnitud de la epidemia de obesidad y diabetes (“diabesidad”) amenaza la seguridad nacional. No se puede minimizar. La propuesta de ya no hablar de sobrepeso sino de preobesidad ilustra la idea de que el sobrepeso se menospreció, pues al fin y al cabo no era obesidad. Algo parecido ha ocurrido con la prediabetes. Por un tiempo se negó esta designación y, ahora que se reconoce, no sólo se identifica como una “preenfermedad”, sino como toda una enfermedad auténtica, en tanto que muestra una serie de alteraciones orgánicas y funcionales. Menguar la epidemia exige una participación de todos. Los médicos de primer contacto son esenciales en términos del manejo oportuno de los factores de riesgo, la educación para la salud de las familias, la identificación oportuna de los defectos en la alimentación, el diagnóstico temprano de los trastornos de la nutrición, el manejo adecuado de las enfermedades que de allí derivan, la solidaridad con pacientes y parientes. Muchas de las intervenciones actuales acaso se limitan a informar y regañar.

La obesidad y la diabetes que hoy nos abruman ilustran la complejidad y la multicausalidad, la combinación de factores genéticos y adquiridos, la participación de las creencias y prejuicios, alimentados por intereses comerciales, el contagio social, y las limitaciones del sistema nacional de salud y la sociedad entera para enfrentarlas.

Pero la desnutrición sigue azotando a la sociedad, sobre todo en el medio rural. Tanto que se ha reconocido la necesidad de una cruzada nacional contra el hambre, encabezada por el gobierno mismo. La pobreza no permite superar este rezago, y a ella contribuyen atavismos, desinformación, costumbres, sesgos y maniobras. No sólo el costo de los alimentos, sino el acceso a ellos y los problemas con la información contribuyen a su perpetuación. La paradoja en la que coexisten obesidad y desnutrición no lo es tanto si se enfocan como facetas de un mismo problema, vinculado con defectos de la alimentación. A esto se puede añadir las orientaciones ideológicas de la nutrición, las enfermedades crónicas y las presiones sociales que han derivado en los cada vez más reconocidos trastornos de la conducta alimentaria. Los médicos habríamos de ser guías y consejeros ante la confusión, pero lo cierto es que muchos también están confundidos. Ciertamente, la solución de la desnutrición y la obesidad nos rebasa, pero tendríamos que tener información válida y confiable, orientar apropiadamente al público, identificar los trastornos, estimar los riesgos y hacer honor a nuestro papel histórico. La desnutrición ha marcado a generaciones de mexicanos que han sido víctimas de sus secuelas, y hoy ocupamos los primeros lugares en obesidad y sus trastornos asociados.

Este libro ofrece a los médicos de primer contacto la información actualizada que les permitirá ser más eficientes en el abordaje de la nutrición y sus trastornos durante la etapa de crecimiento y desarrollo y contribuir de esta manera a atemperar la epidemia. La medicina familiar tiene una gran oportunidad de participar en razón no sólo de ser responsable del primer contacto, sino de tener acceso a las familias en donde se fraguan las enfermedades y se instrumentan las soluciones en el complejo terreno de la nutrición.

Contenido

Prólogo
Alberto Lifshitz Guinzberg

SECCIÓN I. GENERALIDADES DE NUTRICIÓN

  1. Conceptos básicos de nutrición. Perla Rodríguez González, David Espinosa Saavedra
  2. Evaluación del estado nutricio en pediatría. Alfredo Larrosa Haro
  3. Lactancia materna. Solange Heller Rouassant
  4. Requerimientos nutrimentales en las diferentes edades pediátricas y contenido nutrimental de los alimentos más comunes en México. José Antonio Chávez Barrera, Miriam Sosa Arce, Marino Senén Téllez Salmerón
  5. Ablactación y alimentación complementaria en los primeros 18 meses de la vida. María del Carmen Bojórquez Ramos
  6. Fórmulas infantiles en el niño sano y en situaciones patológicas. José Armando Madrazo de la Garza, Viridiana Cortés Padilla, Rebeca Ivonne González Rodríguez

    SECCIÓN II. DESNUTRICIÓN

  7. Definición, clasificación y epidemiología de la desnutrición en la transición nutricia en México. Carmen Alicia Sánchez Ramírez
  8. Etiología, fisiopatología y manifestaciones clínicas de la desnutrición proteínico–energética primaria y secundaria. María del Carmen Rocío Macías Rosales
  9. Deficiencia de hierro y anemia por deficiencia de hierro en los niños menores de cinco años de edad. Samuel Flores Huerta
  10. Desnutrición por micronutrimentos específicos. Salvador Villalpando Hernández
  11. Tratamiento de la desnutrición. Erika F. Hurtado López, Rocío Macías Rosales
  12. Políticas públicas en México para prevenir la desnutrición. Onofre Muñoz Hernández, Samuel Flores Huerta

    SECCIÓN III. OBESIDAD

  13. Definición, etiología y clasificación del sobrepeso y la obesidad. Leticia del Pilar Bilbao Chávez, José Antonio Chávez Barrera, Evelyn Juárez Naranjo
  14. Epidemiología y factores de riesgo para el desarrollo de sobrepeso y obesidad. Benjamín Acosta Cázares, Carlos Benito Armenta Hernández, Blanca Sandra Ruiz Betancourt, Iván de Jesús Ascencio Montiel, Jael Ada Guadarrama González, Víctor Hugo Borja Aburto
  15. Fisiopatología y cuadro clínico de la obesidad infantil. Elisa Nishimura Meguro
  16. Prevención primaria de la obesidad en los niños. Irma H. Fernández Gárate, Anabel Silva Batalla, Carlos Benito Armenta Hernández
  17. Tratamiento dietario e incremento del gasto energético en niños obesos. Mardia López Alarcón, Azucena Martínez Basila, María de Lourdes Barbosa Cortés
  18. Abordaje familiar y psicológico del niño con obesidad exógena. Cecilia Colunga Rodríguez, Mario Ángel González
  19. Complicaciones tempranas y tardías de la obesidad infantil. Judith Flores Calderón, Sindy Ledesma Ramírez, José Daniel Herrera Sánchez, Eulalia Garrido Magaña, Luisa G. Beirana Palencia
  • Autor(es): Rodríguez González, Perla
  • ISBN: 978-607-8283-39-2
  • Edición: 1a.
  • Páginas: 312
  • Tamaño: 15.5 x 22.5 cm
  • Encuadernación: Rústica
  • Peso 434g
  • Misceláneos: 27 figuras, 47 cuadros
  • Otros: Avalado por Gobierno de la República, la Academia Mexicana de Cirugía, el Instituto Mexicano del Seguro Social y la Fundación IMSS

Autores

Contáctenos

Horario de atención: Lunes a viernes 9am-6pm

Teléfono:5566-9676 5705-4845 5546-9357

Solicite información